Cette page en français Bienvenida This page in English


Bienvenida Espectáculos Talleres Venta Hablemos de... El Titiritero Calendario Gracias Contáctenos
Hablemos de...

La Belle
 
Sería muy pretencioso decir que por medio de estas líneas dejaré claro todo lo que respecta a los títeres. Estos son algunos comentarios personales y extractos de libros que tocan el tema y que me parecen interesantes.

Partamos por el principio, si es que podemos encontrar uno:

En mi opinión, el origen de los títeres es bien controvertido. Encontraremos muchas teorías en las cuales varios países se adjudican el nacimiento de los muñecos animados. Yo creo que de alguna manera todos tienen razón. Cada uno de ellos ha desarrollado un tipo de títere característico que hoy, con los estudios existentes, podemos más o menos relacionar con determinado continente o país. A pesar de tantas hipótesis, no podemos dejar de mencionar como importantes a China, Egipto, Grecia y la India como cuna de nuestros queridos títeres. En estos países encontramos ejemplos maravillosos y sumamente antiguos de títeres. Por ejemplo en China, ya en el siglo III AC. se encuentran títeres de sombras transparentes o de colores vivos y calados, especialmente concebido para los relatos imperiales. Entre las múltiples leyendas de la India encontramos en sánscrito una leyenda que cuenta el origen de los títeres:

“[Se cuenta que] la diosa Parvati elaboró un ingenioso muñeco, el cual nunca mostró a su divino consorte el dios Shiva. Por temor a la potencia maligna que pudiera poseer la figurilla, decidió ocultarla en una montaña; pero la curiosidad de Shiva lo llevó a encontrar el escondite y fue tal su emoción ante la belleza y gracia del muñeco que le concedió vida y lo envió al mundo de los hombres.” (Zamora, Gustavo. El teatro como recurso didáctico.)

En Grecia se utilizaba en los rituales dionisiacos figuras de barro cocido llamados “neuropastas” o “neurópatas” que significa "tirado por cuerdas".

Los romanos llamaban a sus títeres simulacra. Títeres manejados por una barra, muy parecidos en su técnica a los títeres italianos. Nace entonces Maccus, héroe popular, personaje cómico, a quien se le atribuye la paternidad de todos los polichinelas de Europa Occidental.

Con gran refinamiento en Oriente, encontramos a las marionetas javanesas (del cuello a la cintura son de madera y tienen una cabeza móvil finamente tallada).

En Turquía, encontramos a Karageuz, como títere de sombra, el que es posteriormente asimilado como títere o marioneta.

En Japón tenemos el teatro milenario de Bunraku, cuya influencia se hace presente aquí en el Occidente. Manipulación a la vista por titiriteros vestidos de negro. Algunas marionetas japonesas pueden tener tamaño natural (como un ser humano).


 
Esquema
Inspirado de: Zamora, Gustavo. El teatro como recurso didáctico
 
No podemos dejar de nombrar personajes históricos de los títeres que nacen en el mundo entero, especialmente en Europa. Por ejemplo:

  • Francia: Guignol, Lyon;
  • Bélgica: Puchinellara;
  • Inglaterra: Punch y Judy;
  • España: Don Cristóbal;
  • Rusia: Petrushka.
Varios de estos personajes tienen las mismas características de personalidad y se adaptan, con diferente nombre, a cada país.

En cuanto a la manipulación, según lo que he aprendido hasta el momento, se divide en tres grandes grupos:

  • Manipulación por abajo (títere, sombras, marotte, etc.);
  • Manipulación por arriba (marioneta a hilos, etc.);
  • Manipulación frontal ( Bunraku , marioneta gigante, etc.).
 

 


Organización de un espectáculo

El teatro de marionetas es un arte muy completo, pues para presentar un espectáculo necesitamos de varias disciplinas artísticas, por ejemplo: música, teatro, escritura, pintura, etc.

Para comenzar necesitamos un castelet (teatro de marionetas). Los hay de diversas formas y grados de complejidad, de lo más simple a lo más complejo, dependiendo del presupuesto y del lugar.

En cuanto a la historia que queramos representar con los títeres, es bueno hacerse algunas preguntas antes de empezar, como por ejemplo la clase de historia a contar, el tipo de público, etc.

Con respecto a la creación de nuestro personaje, una vez creada la historia, se tiene que saber si el personaje es bueno o malo, serio o cómico, miedoso o valiente, etc.

Podríamos hablar eternamente de este tema, pero no es el caso. Sin embargo, estoy abierto a todo comentario o rectificación, puesto que nadie tiene la última palabra en este tema tan antiguo y apasionante que es el mundo de los títeres.

No puedo permitirme terminar sin agradecer a todas las personas que han investigado y escrito algo sobre los títeres y compañía, por permitirnos saber más de ellos, sus vidas y vocaciones.

Tomás Villavicencio Robles

 

 


Obras consultadas

Dubuc, Suzanne et Major, Henriette. Marionnettes sans fil, marionnettes faciles.
Saint-Lambert : Les Éditions Héritage Inc., 1991. 32 p.

Fournel, Paul (direction). Les Marionnettes.
Paris : Borduas, 1982. 159 p.

Fréchette, Michel. Initiation à la marionnette (ETH3000)
Cours donné à l'Université du Québec à Montréal

Gründ, Françoise et Simon, Rainald. Marionnettes et ombres d’Asie.
Paris : Le Louvre des Antiquaires, 1985. 72 p.

Marescot, Claudie. Marionnettes & Compagnies.
Paris : Éditions Le Temps Apprivoisé, 1995. 192 p.

Simmen, René. Le monde des marionnettes.
Zurich : Éditions Silva, 1972. 119 p.

Zamora, Gustavo. El teatro como recurso didáctico.
México : Editorial Esfinge, 1993. 94 p.
 

Precedente Siguiente